Rajoy presiona a la UE para crear la “máquina de censura” en Internet

CARLOS DEL CASTILLO

Esta presión de Mariano Rajoy y su equipo en Bruselas ha salido a la luz tras la filtración por parte de Statewatch de dos documentos de la negociación para la renovación de la directiva que regula los derechos de autor a nivel europeo. La actual normativa data de 2001, mucho antes de que Internet tomara la importancia que hoy tiene en la esfera pública europea. No obstante, la reforma del texto ha desencadenado un intenso lobby por parte de la industria del copyright, que lucha por extender su lucrativo negocio a la era digital.

La discusión sobre este filtro automático ha generado numerosas críticas, entre ellas una declaración por escrito de hasta 57 organizaciones de defensa de los derechos humanos, que alegan que éste supond#ría una violación de la libertad de expresión, de información y de la privacidad de los usuarios. Argumentan que un software de este tipo no podría diferenciar entre contenidos publicados que realmente supongan violaciones de derechos de autor de otros como parodias, remezclas, memes o versiones; tampoco de valorar si una publicación es noticiable, y por tanto de interés público aunque en ella aparezcan contenidos protegidos (una función que corresponde a los jueces en cualquier estado de derecho) y supondría una monitorización de todos los contenidos de suben los usuarios: estarían constantemente vigilados.

Estas organizaciones, entre las que se encuentra la española Xnet junto a otras de como Human Rights Watch, Reporteros Sin Fronteras, la Asociación de Internautas o la Electronic Frontier Foundation, denominaron al filtro “máquina de la censura” y emprendieron una batalla en redes para tumbarlo. Cuando parecía que la Comisión Europea había desechado la idea, los documentos filtrados por Statewatch demuestran que España, Francia y Portugal aún no han cejado en su empeño.

El filtro está en el artículo 13 del texto y con la redacción propuesta, ni siquiera haría falta que los poseedores de derechos de autor hicieran una reclamación para retirar el contenido: este nunca llegaría a estar disponible, les guste a los gestores del copyright o no. Es decir, puede que a HBO (productora de la serie Juego de Tronos, con cuyos caminantes blancos se mimetiza Rajoy en la imagen que encabeza este artículo) no le importe que se use contenido de su propiedad. Es más, puede que incluso le interese que los usuarios promocionen su serie en las redes de esta forma. Daría igual: el filtro lo tumbaría por violación de copyright.

No obstante, para reforzar el efecto de la “máquina de censura” Mariano Rajoy, Emmanuel Macron y António Costa tienen otro as en la manga. Persiguen que se incluya además una modificación de la directiva europea sobre comercio electrónico, que exime a las plataformas digitales de la responsabilidad por los contenidos que suben sus usuarios. Xnet explica que esa exención “es vital dado que sin ella las plataformas se verían forzadas a la censura indiscriminada de contenido de manera preventiva para evitar represalias legales”.

Censura a costa de proteger a la industria del copyright

Otro de los motivos que ha provocado la suspicacia en torno al filtro es que, una vez instalado, nada impediría que los estados lo utilizasen políticamente. Es decir, en este momento Rajoy podría, por ejemplo, forzar a las plataformas a que acaten las sentencias del Tribunal Constitucional y no permitan la publicación de determinados contenidos relacionados con el movimiento independentista catalán.

“Internet sería mucho más como la televisión por cable: podríamos consumir, pero no podríamos participar”, dice la eurodiputada Julia Reda

“Internet es nuestra más grande e igualitaria esfera pública: nunca antes fue posible que todo aquel que quisiera publicara su obra y que esta fuera accesible a todo el mundo, sin coste, sin buscar la aprobación de nadie. Pero quieren cambiar eso”, denuncia la eurodiputada Julia Reda, líder de Jóvenes Piratas de Europa y vicepresidenta del grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo. “Sin las leyes que eximen de responsabilidad a las plataformas, Internet sería mucho más como la televisión por cable para la mayoría de nosotros: podríamos consumir, pero no podríamos participar”, expone.

Para Xnet, “la violación de derechos que avala” el filtro de contenidos y forzar a las plataformas de hacerse responsables de los contenidos de sus usuarios “es completamente desproporcionada con respecto a los objetivos perseguidos por el proceso de actualización de los derechos de autor”. A juicio de la organización hacktivista, “esta desproporción demuestra una vez más un objetivo subyacente de control y censura sobre la opinión de las personas y la libre circulación de la información que está destapando prácticas corruptas y antidemocráticas”.

 

 

This entry was posted in Noticias and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *