La derecha neofranquista vuelve al aznarismo con Pablo Casado.

Un PP en franca decadencia elige a un nuevo líder para intentar competir con Cs –el recambio preparado por el IBEX– por el espacio electoral de la reacción monárquica, autoritaria, ultraespañolista y neoliberal.

El partido fundado por Fraga y una fracción del franquismo tras la muerte del dictador ha elegido al sustituto de Rajoy. El nuevo presidente será Pablo Casado, avalado por Aznar y Esperanza Aguirre, quien ha esgrimido un discurso más derechista que el del propio Rajoy.

Un PP en franca decadencia elige a un nuevo líder para intentar competir con Cs –el recambio preparado por el IBEX– por el espacio electoral de la reacción monárquica, autoritaria, ultraespañolista y neoliberal.

El nuevo presidente del PP ha concluido su discurso con un “viva el PP y viva España” defendiendo el nacionalismo español a ultranza, “la España de los balcones y las banderas”. Frente al independentismo, pretende endurecer el código penal y “representar a los catalanes que comenzaremos a reconquistar. La Tabarnia hipotética será una Tabarnia de verdad“.

Contrario a la eutanasia, ha defendido “la familia y la vida” y una concepción patriarcal: “el género no sea un mérito, un plus ni un hándicap”.  “No hay nada más progresista que defender la vida, la natalidad y la conciliación”.

 

Ha reivindicado la labor de sus antecesores en el cargo, desde Fraga, Aznar a Mariano Rajoy, de quien se siente “tremendamente orgulloso“: “han hecho mucho por el partido y por España“, alegando que “no puede aspirar a liderar el PP alguien que no está orgulloso de su pasado“.

Ha definido al PP como “el partido de la seguridad y de las víctimas del terrorismo“, partidario de mantener la dispersión de los presos de ETA: “No nos dan pena los familiares de los terroristas, nos dan pena las familias de la víctimas”.

Parafraseando un eslogan del ultraderechista Frente Nacional francés ha dicho que el PP es “el partido de la España que madruga“, que se dirige a la “clase media“: “Somos la España de los autónomos que levantan la persiana y saben que están sacando adelante a sus familias y el país, el partido de los pensionistas (…) que quieren unas pensiones dignas, de los jóvenes que madrugan para ir a clase, que quieren otra ley de educación”.

Y, como era previsible, ha subrayado que el PP es el abanderado de la honestidad y de la lucha contra lacorrupción. Eso sí, después del “aquí no cabe un sólo corrupto”, ha reclamado que “se respete al PP”, que no se tenga un “doble rasero” y no se “condene mediáticamente a compañeros que luego son absueltos.

This entry was posted in Noticias and tagged , , . Bookmark the permalink.