Ocho puntos para avanzar hacia la Tercera República

1.Programa de choque contra la crisis
Aprobación inmediata de un programa de choque para impulsar el desarrollo económico y social, apoyar y proteger a las personas y familias más afectadas por la crisis.

Cambiar el modelo productivo, fomentando la industria y los sectores con mayor valor añadido, promocionando los servicios y el empleo públicos y garantizando un mayor control social de la economía mediante la intervención del Estado.

Aumentar los recursos públicos, mediante una política fiscal progresiva que grave más a quien más tiene y reduzca la carga fiscal de las clases populares. Combatir con decisión el fraude fiscal, particularmente el de las grandes empresas y rentas.

Derogación de las reformas laborales de 1994, 2.010 y 2012, recuperando la causalidad en los contratos, evitando y controlando con firmeza la subcontratación de servicios, recuperando para las instituciones públicas la prestación de los servicios hoy privatizados y adoptando aquellas medidas (aumento del salario mínimo, derogación de la Reforma de las Pensiones de 2012, mejora del subsidio de paro, etc.) que sirvan para aumentar las rentas más bajas y mejorar la actividad económica.

Adopción de aquellas medidas sociales, prohibición de desahucios, creación de un parque de viviendas públicas en alquiler, fijación de precios por el estado y garantía de prestación de los servicios de energía transporte y alimentos de primera necesidad para las familias, que garanticen unas prestaciones mínimas y unos servicios
adecuados a todos los ciudadanos.

2.Restablecimiento de la soberanía popular
Restablecer la soberanía popular y recuperar la democracia, sin ataduras ni atajos. Proponemos para ello, la anulación inmediata de las leyes de excepción, las de ahora y las de antes, que son utilizadas para acallar la indignación de nuestros pueblos: la ley de partidos, la ley mordaza, la reforma del Código Penal y ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración local que es un atentado a la democracia y a la autonomía de las entidades locales y que abre la puerta a la “privatización” o “desaparición” de los servicios sociales que prestan los ayuntamientos.

Plena garantía, hoy negada por la Constitución, de que las grandes decisiones que afecten a la Nación sean consultadas en referéndum vinculante.

Hasta ahora no ha sido así, ni la forma de Estado, ni la estructura territorial y las relaciones entre los diversos pueblos y nacionalidades, ni los Tratados europeos: Maastricht, Ámsterdam, Niza, Lisboa, ni la adopción del euro como moneda única, han contado con la preceptiva consulta vinculante.

3.Derecho de autodeterminación de los pueblos
Defendemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Solo Pueblos libres que así lo decidan libremente pueden construir juntos un futuro común.

El derecho a decidir es el armazón de su unidad. El problema de las nacionalidades en el Estado español existe, e ignorarlo como ha hecho el poder todos estos años, únicamente ha servido para enfrentar a los pueblos entre ellos.

4.Independencia Nacional
Ganar la independencia frente a los grandes poderes que dictan la política internacional. Nos encontramos dentro de la OTAN, en condiciones que violan los compromisos del Gobierno en 1986: las bases militares extranjeras continúan siendo utilizadas como plataformas estratégicas para las agresiones a otros pueblos con
el consentimiento del gobierno de turno; participamos en la estructura militar integrada y no existe ningún control ni garantía sobre la presencia de armamento nuclear en territorio español.

Es ahora, cuando la violencia domina las relaciones internacionales, cuando debemos romper de una vez esta anomalía política. Es preciso abandonar la OTAN, erigida en brazo armado de un imperialismo cada vez más agresivo. Un bloque militar que prepara su “fuerza de intervención rápida” para actuar en conflictos como el de Libia que han provocado la diáspora de millones de personas a las que ahora Europa da la espalda; un bloque agresivo que amenaza la paz y nos compromete en conflictos.

5.Apertura de un proceso constituyente
Luchamos por la apertura de un periodo constituyente.La Constitución de 1.978 es un texto limitado, superado por la historia. Una norma que establece los límites de un modelo de estado y de una estructura institucional y política que da soporte a un régimen hoy en día cuestionado, dominado por una minoría de parásitos, grandes empresarios y financieros.

La única modificación desde su promulgación, el artículo 135 que limita la capacidad de endeudamiento del Estado, fue impuesto de espaldas a la mayoría social hace 5 años, en apenas diez días, y ha servido desde entonces para justificar una política de recortes tan brutal que amenaza el desarrollo de nuestra economía y ha condenado a la pobreza a un tercio de los ciudadanos.

Hora es ya de abrir un periodo constituyente que devuelva la voz al pueblo para determinar la forma de Estado y garantizar la democracia, el derecho a la autodeterminación, el control democrático de las instituciones, la reforma agraria aún pendiente, el control público y la nacionalización de los sectores económicos
estratégicos, el control efectivo y la participación de la ciudadanía en las cuestiones que le afectan. Una constitución que sirva de base para un futuro de progreso.

6.Recuperación de la memoria histórica
Exigimos recuperar la memoria histórica, que reivindique como inalienable patrimonio colectivo la lucha y el sacrificio de todos los luchadores asesinados, perseguidos y damnificados por la dictadura franquista y abra una investigación independientes de las barbaries cometidas por la dictadura contra el pueblo, para situar en la Historia a cada cual en el lugar que le corresponde.

Se debe poner fin a la impunidad del franquismo, derogar la ley de amnistía, declarar nulas las sentencias de los consejos de guerra ilegales y tribunales franquistas relacionadas con delitos políticos y cumplir de inmediato los acuerdos y resoluciones internacionales relacionados con la persecución de los crímenes franquistas y el resarcimiento de los afectados por ellos.

7.Rechazo a la UE de los mercados
Rechazamos la Europea de los Mercados. La Europa del capital, que desprecia a los refugiados que piden asilo huyendo de la guerra y la miseria, nos impone el dogal de una deuda que impide el desarrollo independiente de la economía de nuestro país y nos ata a las imposiciones de la Comisión Europea y del Banco CentralEuropeo

8.Por la República
Defendemos la República, con carácter laico, democrático, popular y federal, resultado de ese proceso constituyente y como único marco posible para el desarrollo de la democracia y de las libertades públicas, individuales y colectivas.

 

Firman: Fed. de Republicanos (RPS), Uniidad Cívica por la República (UCR), IR, Los Verdes, Partido Comunista de España(Marxista-Leninista), Juventud Comunista de España (Marxista-Leninista) PCE, IU, UJCE, Agrupación Republicana de Coslada (ARCO), Socialismo Mostoleño (SOMOS), Juntas Republicanas de Moratalaz Vallecas, y Madrid, Detenidos 27 E, Agrupación Republicana de Móstoles (ARM), Partido Feminista Español, Ateneo Cultural 1º de Mayo, Memorialistas, Tertulia Republicana de Ciempozuelos

 

This entry was posted in Comunicados, Convocatorias, Documentos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *