27de septiembre ¡Días de lucha!

Por Maité Campillo

(Con palabras de Ray de un encuentro en La Habana) De algunos amigos sólo queda un gesto, una palabra, que fue del grupo; los menos son hoy una escueta carta; y los que nunca fueron, los simuladores son un silencio enorme de noche desolada. Ven, toca a la puerta de casa en esta como en otras tardes; luego, salgamos que aún queda un poema por decir en cualquier calle.

Sí, la próxima “semana santa” (primavera republicana para muchos otros) coincide con la proclamación de la República en Eibar (Euskal Herria), Sahagún de Campos (León) y Jaca (Huesca), o sea, el 13 de abril. No es que los catalanes, o vascos vayan a proclamar república alguna, y menos el conjunto del Estado. De todas formas, no sería mala idea celebrar una fiesta primaveral-republicana más allá de imposición anti-natura alguna. Bueno, iba a escribir sobre los que entregaron su vida contra el fascismo dando crédito a nuestra existencia de hoy, pero he empezado hablando de “semana santa” y, es que mirando las fechas, le toca al libro ‘Incomunicado’ de Ángel Campillo estar presente nuevamente en Madrid, en primavera, o sea, cuando empieza la mentada semana y la República se hizo patente, realidad en varias poblaciones de la Península Ibérica ¿Será acaso las islas baleares y sobre todo el Archipiélago canario de la misma tripa ibérica teniendo chicha tan lejana? Y, es que lo de los reyes “católicos”, Cristóbal Colón y su santa cruzada católica, no hay por dónde agarrarla.

“El mismo 27 de septiembre es agua pasada como detonador de calles y grito en alza. Manchas oscuras en el ocaso. José Delgado ‘Acero’ y Cipriano Martos junto a otras víctimas del crimen de Estado son una sombra lejana. Nos encontramos frente a los colaboradores del sistema (del libro ‘Incomunicado’)”… Intentar hacer un pequeño y sencillo homenaje a los que dieron su vida ayer y “hoy”, día internacionalista del guerrillero, los que cayeron fusilados en aquel fatídico 27 de septiembre de 1975 (dícese de los camaradas y compañeros José Baena, Sanchez Bravo, Ramón García Sanz, Txiki y Otaegi) no es tan sencillo, va más allá del recuerdo en sí, de cuatro palabras escritas, de un impulso cumplidor, más allá, siempre más como relámpago libre de ataduras, como la alquimia de un fuego histórico que nunca se apaga.

Pero no solo de ellos, sino también, hoy quiero hablarles de otro gran luchador infatigable impulsor de verdades que murió como el poeta Miguel Hernández de tuberculosis inducida por el fascio además de su detención en bandeja preñada de torturas a destajo; porque hay muchas formas de matar y es de importancia vital recordar la historia. A José Delgado ‘Acero’ lo asesinaron de esa forma, de esa “peculiar” forma franquista. Su militancia, ruptura contra los conciliadores del crimen, su abrazo al MOR y al marxismo leninismo como el autor de ‘Incomunicado’ Ángel Campillo ‘Edu’, forma parte de una orquesta silenciada antes del primer aplauso. Vivir para ellos fue una forma de morir saltando entre aros de fuego, militando en clandestinidad, no siempre impulsora muchas veces corrosiva minada desde dentro.

‘Acero’ fue un destacado joven obrero y comunista militante, en el que brotó el misterio de los sencillos donde nace la ternura, que en el año 1963 rompe con la línea carrillista integrándose en un grupo marxista-leninista de nombre MOR (Mundo Obrero Revolucionario) que posteriormente se fusionó dando luz al hermano mayor del FRAP, el PCE (ml). Acero (José Delgado Guerrero) no llegó a ver realizada esa fusión. Detenido a finales de mayo de 1964 muere el 13 de abril de 1965 tras 21 días en celdas de castigo e interminables torturas. Le soltaron poco antes para que muriera fuera de la cárcel lavándose las manos como Pilatos, sus asesinos, y tentáculos en el seno del movimiento obrero revolucionario. Tenía 24 años. En su primer eslabón militante dentro del PCE ‘Acero’ junto Antonio Larín y su madre María (viva estampa de “La Madre” de Gorki), apostaron organizativa e incondicionalmente tras el asesinato de Julián Grimau, por restaurar una dirección de Partido consecuentemente revolucionaria, marxista leninista de la clase obrera y de la lucha de todos los trabajadores.

‘Acero’ fue uno de los artífices del MOR en Madrid, junto a Heliodoro Prieto y Larín en León, organización fomentada por Ángel Campillo que dio nombre al mismo periódico. Me consta que Ángel o ‘Edu’ sufrió mucho con su muerte como la de otro gran militante del MOR leonés residente en París, Isidoro Soto, su gran amigo inseparables desde la adolescencia, luchador infatigable que murió tras un accidente de tráfico estando Edu en la cárcel. Eran vanguardia, camaradas destacados de ideas claras que se unieron haciendo bloque contra el revisionismo conciliador, luchadores de temple y acero avivando sueños, puños en alza impulsando la palabra en verso de futuro, brasas en flor de revuelo.

En el tiempo que estuvo en la fatídica cárcel de Carabanchel desplegó una intensa militancia (proselitismo) para plasmar el espíritu unitario en torno al marxismo-leninismo. Fuerte y con energía inquebrantable resiste hasta el fatídico desenlace. La noticia de la unificación de todos los grupos marxistas-leninistas existentes en octubre de 1964 y la reconstitución del PCE (ml), le llegó a José Delgado en la cárcel: Cuántos obreros militantes de la entereza y claridad de ‘Acero’ dieron su vida. Hoguera que nunca podrán apagar. Su silencio, tan suyo tan propio confirma su existencia en llama, antorcha siempre viva!!

Aunque a niveles muy diferentes de compromiso e intelectualidad, conciencia de clase sobre ese mundo posible que íbamos (seguimos) descubriendo y apuntalando, recordemos, al entrañable obrero y camarada de la construcción Cipriano Martos, a otros tres infatigables obreros más de la construcción asesinados en Granada en 1970: Antonio Huertas, Cristóbal Ibáñez, Manuel Sánchez; a los obreros de Gasteiz asesinados el 3 de marzo de 1976: Pedro María Martínez, Francisco Aznar, Romualdo Barroso, José Castillo, Bienvenido Pereda (a miles desde la llamada “posguerra” y posterior “transición” ) que fueron asesinados en` DÍAS DE LUCHA.

Los créditos a pagar de esa militancia heroica que engloba diferentes organizaciones en el Estado, han sido costosos, los impuestos de la “desolación” de hilvanar recuerdos que marcan el sollozo de la impotencia en cada intento de insumisión. En las últimas décadas la violencia de Estado ha adquirido matices y características cada vez más represivas y, es que levantar la cabeza está convirtiéndose en acto de rebeldía como en Catalunya.Quiero refrescar pues la memoria en honor a los combatientes muertos y aún vivos entre nosotros ¡Por ellos! Por seguir respirando y transmitiéndonos su compromiso y dignidad con los principios universales de clase; aliento que nos ubica y transmiten en ojos de puño, mirada y fuerza que se unió en lucha histórica. Sentir hoy quiero en mi piel sueños y deseos que crearon imposibles como parte del fuego de un volcán internacional detonante donde uno se siente inquebrantable. Marea humana asaltando silenciosamente las calles tomando la ciudad (clandestinidad) y un irrumpir en la vida único, fabuloso por donde bullía la sangre optimista y consecuente con la hora trágica pero a la vez heroica. Años largos de atroz oscurantismo donde podías ser acribillado a balazos al mínimo movimiento de acción reivindicativa, antifascista, antiimperialista.

Nota histórica:

Del libro Incomunicado de Ángel Campillo, página 474-75 <<De regreso a París pasé por Lausanne, pues tenía referencias de que allí vivía un “intelectual comunista antirevisionista” con cuatro o cinco trabajadores más, incluida su compañera de origen francés, llamado Bliz Belmar, con el cual después de intercambiar puntos de vista sobre la situación del Partido, la lucha en el seno del mismo, así como la situación en el movimiento obrero, etc… Convenimos en la necesidad de mantener contactos regulares, y de dar todos los pasos en aras de crear una organización marxista leninista. Meses después, con el conjunto de contactos, incluidas varias zonas del Estado español, sobre todo en Madrid y León, entre los que se encontraba el camarada José Delgado Guerrero “Acero”, posteriormente detenido, muere tras las torturas y condiciones de las mazmorras de la dictadura en la prisión provincial de Carabanchel (tercera galería) por falta de atención médica, pese a su juventud, así como Heliodoro Prieto, otro camarada también de origen leonés que con un núcleo considerable, desempeñaron un papel destacado en la lucha contra el revisionismo, y en la reconstitución del PCE (ml)>>

PD.

¡¡Tantos fueron los asesinados en la “posguerra”, torturados, humillados (¿Dónde has estado todo este tiempo?) Ay Carmela!! Tus flores más vivas y hermosas fueron pisoteadas y tu agua envenenada. Tu casa ultrajada y la lluvia de nuevas cosechas detenida, encerrada en pozo de profundas tinieblas y tus hijos ay Carmela (ni una avenida ni un centro de enseñanza ni un hospital en su nombre)… que lucharon hasta desfallecer fueron atrapados por el manto del olvido! Calle mugrienta de dolor sobre ríos de sangre sobre montes cercados sobre iglesia militante de la barbarie militar acaudillada por el nazismo internacional, infecto de cuartelillos de tortura y campos de concentración sin siembra sobre la mirilla cruel del verdugo degollador de ideas, del pensamiento libre ¡Por la continuidad de nuestro grito guerrillero poético, canto de lucha inalienable, porque el agua turbia no sirve de espejo!!

Video de una de las presentaciones del libro ‘Incomunicado’

 

 

Maité Campillo (actriz y directora de Hatuey` Teatro Indoamericano)

This entry was posted in Mujer, Noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.