8 de marzo de 2019: el feminismo es imparable

Redacción El Salto

El movimiento feminista es imparable. La segunda jornada de huelga general completa en España ha sido un nuevo éxito de la lucha de las mujeres. Millones han salido a la calle para reivindicar una agenda que se comparte en todo el mundo: que no haya mujeres asesinadas por el hecho de serlo, que desaparezca la desigualdad salarial y laboral y contra la ofensiva patriarcal que está tratando de recortar los derechos de las mujeres en todo el mundo.

Tras el fenómeno global que supuso el paro de 24 horas en 2018, la incógnita de saber si el movimiento feminista era capaz de sostener el ritmo se ha resuelto con otra jornada histórica cerrada con manifestaciones masivas en todo el Estado. Las cifras de participación se elevan por encima de los seis millones de personas —que, según los sindicatos de concertación son las que han cumplido, bien los paros de horas convocadas por UGT y CC OO, bien la jornada de huelga completa convocada por CGT o CNT y varias federaciones, como la de enseñanza—, y no cabe duda que el impacto y la asistencia a alguno de los miles de actos convocados han superado las expectativas.H

Hoy, el feminista es sin duda el más vivo de los movimientos de transformación a nivel mundial. La perspectiva feminista ha aportado respuestas a la crisis de varios niveles en la que está envuelta la humanidad desde el comienzo del siglo XXI: la crisis de desigualdad, ambiental, migratoria y sociolaboral. Desde esas respuestas, desde esas reflexiones, el feminismo puede construir un mundo en el que las vidas se sitúen en el centro de la acción política, un requisito imprescindible para afrontar los retos del siglo, algo, que excluye, irremisiblemente, la posibilidad de una solución por parte del feminismo liberal.

Bajo esa mirada, el grito de este 8 de marzo ha sido global. Los paros y protestas en Argentina, Brasil, Sudáfrica, Polonia —en cientos de países— y las huelgas que por primer año han tenido lugar en Chile, Bélgica, Portugal y Alemania han formado parte de un mismo grito  que incluye una transmisión de saberes y prácticas que lo hace replicable y, por eso, imparable.

Los cortes de arterias de tráfico en ciudades y vías de tren, el cierre casi completo de facultades y la incidencia cada vez mayor en escuelas de primaria, secundaria y FP, junto a los piquetes informativos en centros comerciales y vías comerciales de las ciudades de todo el territorio, han sido los instrumentos para desarrollar una huelga que, como las feministas han recordado desde hace semanas, se seguirá convocando mientras existan la desigualdad y el sistema patriarcal.

Los feminismos, a través de sus cuatro ejes de luchas —laboral, de consumo, estudiantil y de cuidados— e incluso de sus divergencias —de nuevo este año ha habido una denuncia de la primacía del “feminismo blanco”—, consiguen permear en varias generaciones de personas, muchas de ellas en su primera experiencia militante, lo que supone un factor de movilización fundamental contra los discursos de la extrema derecha y de impugnación de quienes, entre las izquierdas, reclaman un regreso a un esencialismo que nunca existió realmente, basado en el sujeto del hombre revolucionario de pelo en pecho.

El movimiento imparable del feminismo basa su fuerza y su impulso en su descentralización y horizontalidad, en el trabajo en red y el aprendizaje continuo y no jerarquizado. Desde ese punto de partida, que ha sido planteado en un movimiento que crece desde hace décadas y especialmente desde 2011, la lucha feminista sigue situando el optimismo y la esperanza de un cambio en medio de un horizonte sombrío.

La sonrisa del feminismo el 8 de marzo de 2019 es el comienzo de la derrota del fascismo que ya ha venido. Y esa es la mejor noticia que un medio de comunicación como el nuestro puede dar.

This entry was posted in Convocatorias, Mujer and tagged , , , , . Bookmark the permalink.