La Guardia Civil cree que la Púnica hizo negocio con las inauguraciones de Metro de Aguirre

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investiga la organización de fiestas de inauguración de obras del Metro de la Comunidad de Madrid bajo la presidencia de Esperanza Aguirre. Estos actos fueron organizadas por Waiter Music, una de las empresas centrales con la trama de corrupción Púnica.

Según consta en los últimos tomos del sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco sobre los que se ha levantado el secreto sumarial, y a los que ha tenido acceso Efe, los investigadores han pedido documentación o tomado declaración como testigos a directivos de FCC, Sacyr y Dragados, empresas que ejecutaron las obras y pagaron las fiestas, para determinar la razón por la que se contrató a Waiter Music.

La Guardia Civil investiga en concreto las fiestas de inauguración de la ampliación de las líneas 7 a Coslada y San Fernando de Henares y de la línea 3 a San Cristóbal de los Ángeles. En el caso de la primera, una fiesta por el tramo hasta Las Musas celebrada el 5 de mayo de 2007, se investiga el pago por parte de Dragados de 358.208 euros, y de Sacyr de 98.552 en el segundo, es decir, el 80 % y el 20 %, respectivamente, según las facturas que obran en el sumario.

En cuanto a la segunda, se indaga el pago de 299.601,32 euros por la fiesta celebrada entre el 20 y el 21 de abril de ese mismo año en la inauguración del tramo Legazpi-San Cristóbal de los Ángeles.

Las facturas están libradas a favor de Waiter Music, empresa organizadora de eventos directamente relacionada con la red Púnica, que presuntamente dirigían el empresario David Marjaliza y el exconsejero y exdirigente del PP Francisco Granados.

José Luis Huerta, propietario de la empresa, fue detenido el año pasado y el juez Velasco decidió abrir una pieza separada únicamente para indagar en las actividades de esta compañía. En sus declaraciones como testigos, los directivos de las empresas que abonaron las facturas aseguraron no conocer a Huerta.

Los investigadores les preguntaron directamente si tenían conocimiento de que Mintra (empresa pública que se encargaba de adjudicar las obras del Metro por entonces) había “impuesto” la contratación de Waiter Music, algo que los testigos aseguraron desconocer.

Y también citaron los agentes los nombres de Jesús Tabrada, consejero delegado de esa empresa, o Edelmiro Andrés Galván, asesor de Granados en materia de Comunicación. Los testigos respondieron que conocían al primero por su puesto en Mintra y no al segundo, según el sumario.

This entry was posted in Ayuntamiento, Noticias. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *