La Iglesia conocía el caso del sacerdote Peré Barceló, condenado por abusar de una niña de 10 años

El párroco de Can Picafort (Mallorca), Peré Barceló Rigo, expulsado del sacerdocio en marzo de 2013, ha sido condenado a seis años de cárcel tras reconocer ante la Audiencia de Palma haber perpetrado repetidas violaciones y abusos sexuales a una monaguilla de su parroquia de 10 años de edad. La víctima, cuyo nombre es María, actualmente de 28 años de edad, ha explicado cómo el sacerdote protagonizó agresiones sexuales contra ella.El sacerdote comenzó como rector de Can Picafort en 1996 y tan solo dos años después, en 1998, un catequista, Mateu Ferrer, denunció ante la Guardia Civil que había sorprendido al por entonces sacerdote abusando presuntamente de una niña.

La Fiscalía de Baleares abrió diligencias por este hecho y otras informaciones recogidas por el catequista sobre otros niños que frecuentaban la parroquia de Barceló y confirmaban su conducta delictiva. Testigos y niños prestaron declaración ante la Fiscalía pero la causa, finalmente, fue archivada pocos meses después.El ahora periodista Mateu Ferrer, quién puso la denuncia en 1998, aseguró queinformó de todos estos hechos al que fuera obispo de Mallorca, Teodor Úbeda a través de Bartomeu Suau, un vicario episcopal. Según Ferer, Suau le recriminó que acudiera la Fiscalía. De esta manera. La Iglesia obvió la denuncia presentada por supuestos abusos a menores de Barceló y le permitió continuar con su oficio con total normalidad -hasta marzo de 2013-.Ferrer elaboró un documental –Els Monstres de ca meva– donde presentaba estos hechos. En ese momento, el obispo alegó desconocimiento. Sin embargo, según señala el Diario de Mallorca, el actuar prelado (cargo superior de un convento o comunidad eclesiástica), Jesús Murgui, estaba al tanto, al igual que varios de sus colaboradores.

Resurge la polémica

La condena a Peré Barceló vuelve a situar las escasas medidas de la institución eclesiástica en la lucha contra los abusos sexuales a menores, así como el encubrimiento de parte de algunos responsables, en el foco mediático.Casos como el de Boston, llevado al cine con Spotlight, ganadora del Óscar 2015 a mejor película; o como el de Irlanda, en el cual se descubireron miles de casos de abusos sexuales en instituciones gestionadas por la Iglesia católica tras 9 años de investigación.

La jerarquía del Vaticano, en entredicho

A pesar de que el Papa Francisco atajó el asunto en 2015 creando un tribunal especial para juzgar a los obispos que abusen de su poder y encubren casos de pederastia, todo esfuerzo es poco.En el año 2014 elComité de la ONU emitió un informe con respecto a los Derechos de los niños en el que denunciaba que la Iglesia “ha adoptado políticas y prácticas que han llevado a la continuación y la impunidad de los culpables”. Este informe concluye que la Santa Sede incumple los derechos fundamentales del menor.

· FUENTE: EL PLURAL

This entry was posted in Noticias and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *