Felipe VI, un rey comprometido con el terror saudí

En esta ocasión, la ignominiosa visita de nuestros vendedores de muerte, encabezada por Felipe VI, es mucho más grave que la realizada en 2012 por Juan Carlos I cuando intentó por todos los medios vender 275 carros de combate Leopard a los sauditas. Y lo es por varios motivos.

Hace unos días, Felipe VI manifestaba su compromiso contra el terror y lo hacía junto a María Dolores de Cospedal en lo que, evidentemente, se trataba de un respaldo a su política de aumento presupuestario. Aumento, dicho por otra parte, que no repercutirá en la mejora de las condiciones de vida de los militares ni evitará la muerte o el abandono de estos, sino que será dedicado a comprar y comprar y volver a comprar. Siempre, claro está, que no se dedique a costear veraneos o campos de golf para oficiales, que también puede ser.

Desgraciadamente, si Felipe VI se presenta como el adalid contra el terror y la forma de defendernos de este es adquiriendo más submarinos que no flotan, me temo que vamos apañados. Y vamos apañados porque aunque flotaran, ni todos los submarinos del mundo, añadidos a todos los carros de combate y aviones existentes nos defenderían del terror. Mucho menos harían este país más seguro para las familias, tal y como afirma Cospedal.

El terrorismo no se combate con armamento ni se combate fomentando y reforzando el miedo. Se combate con educación, sanidad y progreso, se combate no invadiendo países por intereses económicos o geopolíticos y se combate con la integración de los inmigrantes. Pero eso no da dinero ni comisiones como la venta de armas (que le pregunten a Corinna). Así que, Felipe VI, vestido de militar, nos anunciaba su inquebrantable compromiso contra el terror y lo hacía sin saber o sin querer saber que acababa de comprometerse a luchar contra sí mismo.

Siendo sinceros, aunque la mayoría de los medios de comunicación hayan guardado silencio con respecto al discurso y hayan amparado el viaje al país de las decapitaciones bajo el interés nacional (El Mundo esgrimía que “se trata de un viaje de vital importancia para los intereses de España”), el discurso fue poco menos que nauseabundo y la vista a los saudíes será poco menos que un sangriento negocio.

Si analizamos el reinado de Felipe VI podremos comprobar que este demostró sentirse muy cómodo con los sauditas y su brutal campaña de decapitaciones, por motivos tan ‘terroríficos’ como el adulterio o la homosexualidad, la cual suma ya 350 decapitados en 3 años. Ello lo pone de manifiesto que Felipe VI visite por segunda vez a semejantes salvajes y lo haga con la connivencia generalizada de la sociedad. Sin embargo, y por desgracia, hay algo mucho peor en esta ocasión que el terror saudí contra sus propios ciudadanos: Yemen. Es innegable que los Borbones siempre fueron de mercadear entre cadáveres, de hacerse hueco entre cabezas cercenadas para hacer negocios o de apoyarse en cunetas para recuperar coronas, solo hay que revisar la historia, pero la complicidad con la matanza de Yemen es absolutamente intolerable.

Arabia Saudí y varios países más llevan años de cruel enfrentamiento con Yemen y los cálculos no pueden ser más siniestros: más de 10.000 fallecidos (en las cifras ‘oficiales’ más optimistas). Es cierto que queda mucho para ser tan ‘terroríficos’ como la OTAN, la cual cuenta los muertos por millones (más de 4 millones de muertos solo en Afganistán, Irak y Pakistán y solo desde 1991), pero más de 10.000 fallecidos no son una tontería. Así pues, viajar a Arabia Saudí para intentar vender cinco fragatas por valor de 2.000 millones de euros es una enorme perversidad, por muchos precedentes que existan (Arabia Saudí es nuestro principal cliente), y máxime cuando ya sabemos que han aparecido armas españolas en Yemen. Es más, creo, como muchas organizaciones, que estas ventas constituyen un delito de complicidad con crímenes de guerra.

Así pues, Felipe VI tiene un compromiso firme con el terror y los terroristas (difícil catalogar a los sauditas de otra manera), con los crímenes de guerra y con los negocios ensangrentados.

Y yo no puedo más que avergonzarme, como ciudadano, de un viaje tan sanguinario y emético como el que pretende realizar (aunque se haya suspendido en dos ocasiones durante 2016), al igual que me avergüenzo de mi país mientras siga participando de regímenes que practican el terror y los crímenes de guerra como Arabia Saudí. Por lo visto soy de los pocos, pues el personal parece más que acostumbrado a la carnicería, lo que supongo que se debe a que las cunetas españolas siguen repletas de cadáveres y nuestros monarcas son herederos de un sanguinario terrorista como Franco.

En cualquier caso, rogaría que en el próximo discurso nuestro monarca fuese así de sincero: “Yo, Felipe VI, estoy comprometido con el terror saudita, intentaré venderles armas para que sigan asesinando a miles de yemeníes y, con suerte, parte del armamento vendido terminará en manos del Estado Islámico para que sirva a los intereses occidentales contra Siria o termine siendo utilizadas en atentados contra nosotros. De esta manera, podremos seguir justificando la venta de armas hasta el infinito y más allá. Añadir, por último, que disfrutaré de un viaje de lujo sabiendo que los sauditas han decapitado a más de 350 adúlteros, homosexuales y otros peligrosos terroristas en los últimos años”… Dicho o escuchado así, por lo menos nos ahorran el cinismo.

Aunque pueda parecer increíble, hay una parte de la diatriba real de la Pascua Militar con la que estoy plenamente de acuerdo con Felipe VI: Ciertamente, Majestad, usted “pone en peligro nuestra sociedad, desprecia nuestros valores democráticos, es un enemigo de la humanidad que ataca sin escrúpulo alguno en cualquier lugar y son muchas las naciones cuyas sociedades sufren con frecuencia su vileza y ensañamiento”.

Si Felipe VI piensa que no merece estas palabras, sus palabras por otra parte, solo tiene que pasarse por Yemen y preguntar, presiento que para ellos el terrorista es él.

Luis Gonzalo Segura, es exteniente del Ejército de Tierra, mimbro del colectivo Anemoi

En la actualidad sobrevive gracias a las ventas de Código rojo, ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

El lunes 16 de enero estará firmando ejemplares de Código rojo en ‘La Casa del Libro’ de Zaragoza a las 20:00 horas y el viernes 20 de enero presento en Coslada (Madrid) a las 19:30 horas. Puedes obtener más información y seguirle en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

 

This entry was posted in Convocatorias, Noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *