Más empatía, menos clasismo.

Dicen que los Simpsons predicen el futuro y a nuestra mente viene de forma recurrente una frase “¿Es que nadie piensa en los niños?” Pues en los últimos días parece que en Albacete hay un grupo que no, no lo hace.

Desde hace años el centro Arco Iris en Albacete da refugio a niños y niñas, por desgracia, este centro se ha quedado pequeño, es decir, hay demasiados menores (1 ya sería demasiado para nosotros) que necesitan vivir y ser cuidados en este centro en nuestra ciudad. La nueva ubicación de las instalaciones es lo que parece molestar a algunos y algunas vecinas que parecen creer que estas niñas y niños no son dignos de convertirse en sus vecinos.

Los comentarios expresados en redes sociales son vergonzosos, tanto que no vamos a reproducirlos y tampoco a contestar a quienes parecen pensar que menores tutelados son peligrosos delincuentes que pueden poner en peligro la seguridad de sus familias. Solo una cosa que nos llama la atención, estas personas se quejan de cuanto va a costar la construcción de este edificio que será el hogar provisional de muchos niños durante mucho tiempo, curioso, parece que a veces molesta más la inversión en este tipo de centros, que ciertos regalos millonarios a ciertas instituciones privadas que dan servicio a unas pocas almas.

Nos preguntamos si esa gente sabe realmente qué es el Centro Arco Iris y a qué se dedica, que es un centro de primera acogida, es decir un centro, un refugio diseñado para atender a niños y niñas con carácter de urgencia y de forma temporal, para menores privados de la necesaria atención que por incumplimiento o por la inadecuada protección de sus padres, les lleva a no poder convivir con sus familias. Probablemente la peor situación a la que pueda enfrentarse un menor.

Niños y niñas de entre 0 y 17 años que necesitan que la sociedad no los abandone cuando más solos están, son el peligroso enemigo que algunos de los vecinos y vecinas del barrio de Universidad temen enfrentar. Por suerte, entre tanta locura, a veces se escuchan voces llamando a la cordura, en este caso, la Asociación de Vecinos, quienes no han tardado en apoyar el traslado del centro y en alejarse de los comentarios cargados de racismo y aporofobia que recorren internet estos días.

Para que los niños y niñas crezcan sanos y no terminen cometiendo delitos necesitan buenos ejemplos, necesitan adultos que les sirvan de referente en la vida, para que los niños y niñas no acaben excluidos de la sociedad necesitan un barrio que los integre, que los acoja, un buen ejemplo de la sociedad donde van a vivir como adultos, necesitan un buen barrio.

Nosotros, en nombre de todos esos menores que están acogidos en el centro y por todos aquellos que encontrarán una casa bajo su techo, queremos darles las gracias a quienes en la medida de sus posibilidades han hecho ruido para destapar esta situación y a todos aquellos que no los quieren cerca, dos cosas: Ningún menor es culpable de los errores de sus padres y, señores y señoras, háganselo mirar, porque si no son capaces de ver que son niños desprotegidos, que necesitan ayuda y acogida, tienen un serio problema de empatía o un clasismo con toques de racismo que como el árbol, no les deja ver el sol.

 

@CPuenteMadera

 

El Colectivo Puente Madera está formado por Enrique Cerro, Esteban Ortiz, Eva Ramírez, Elías Rovira y Javier Sánchez.

 

El contenido de los artículos de opinión serán responsabilidad exclusiva de su autor/a y no tienen necesariamente que coincidir con la línea editorial. La Agrupación Republicana de Coslada (ARCO) se compromete a eliminar cualquier contenido que pueda ser considerado ilícito.

This entry was posted in Colaboraciones and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.