Al pan, pan, y al vino, vino, por Sebastián Vegas

Así no es posible terminar con la corrupción

Los resultados de las elecciones del pasado 20 de diciembre nos han confirmado, una vez más, lo difícil que nos va a resultar salir de la actual situación de corrupción que asola España.

Recientemente me comentaba un amigo, que el problema fundamental para terminar con el saqueo a que nos vemos sometidos, día sí, día también, reside en que dentro de la propia sociedad, de los propios votantes, hay más aspirantes a corruptos que los dispuestos a terminar con la corrupción. Basaba su argumento mi interlocutor, en los resultados obtenidos por los partidos corruptos en las pasadas elecciones. Y no le falta razón en su apreciación, vistos los resultados de las urnas. Pero, en lo que yo no estoy de acuerdo con mi amigo es, en lo que pueda encerrar la frase de: “como hay más aspirantes a corruptos que a terminar con el problema de la corrupción”. No sé, no sé, parece como si de la frasecita se desprendiera aquello de: “bueno, como no había nada que hacer, pues no hicimos nada”. Y he aquí donde habría que anteponer aquel proverbio de Antonio Machado que dice: “Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa, despertar”.

Es verdad que hay una parte muy importante de la sociedad española la que, a pesar de la devastadora y larga delincuencia que azota nuestro país, aún sigue votando a los corruptos: y claro está también que eso dificulta la acción en contra de los delincuentes. Hartos estamos de oír cómo muchas personas, imputadas y condenadas por saquear las arcas públicas, han concurrido a las elecciones de sus municipios y han sido elegidos, incluso con mayorías absolutas, por lo cual, rápidamente salían diciendo: “yo, ya he sido absuelto por mis votantes”. Y claro, el mayor estímulo que pueden recibir los corruptos es precisamente que la gente los siga votando. En democracia – aún con las lagunas que tiene la nuestra – se nos brinda la posibilidad a la hora de votar, de expulsar de la vida política a los chorizos y a los partidos políticos que los protegen, porque no olvidemos que detrás de los corruptos casi siempre están los partidos políticos que les dan cobertura para delinquir. Y claro, aquí no se trata de hechos puntuales como me comentaba una señora del PP, es que dondequiera que rascas un poquito, te salta a la cara la mierda y la podredumbre. Pero claro, si a pesar de la plaga de robo y saqueo de las arcas públicas por parte del PP, este partido sigue teniendo el apoyo de siete millones y medio de personas, ¿por qué razón van a dejar de robar? ¿Por qué van a dejar de robar los corruptos de Andalucía a través de los ERE, de los cursos de formación, o de lo que se ponga a tiro, si la patriota Susana Díaz sigue recibiendo más votos que nadie?

Siento tener que dar la razón a mi amigo, pero, mientras haya más aspirantes a corruptos que a terminar con la corrupción, tanto el PP como el PSOE podrán seguir con sus Gürtel, Púnicas, ERE, EDU (cursos de formación), etc. ¡Y nosotros tendremos que seguir reforzando nuestra denuncia de los hechos, para que la gente se dé cuenta y que nos ayuden a evitarlo!

This entry was posted in Colaboraciones and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *